No dejemos que el brillo del oro opaque la sed de nuestros niños.   

Adrian Saavedra.